Ekklesia
sanci˛n #1 Luis
Home
Miembros e invitados
APORTES SEMANALES
cultura del vivo
Propuestas
Biblioteca
CALVARIO
corrigo rectum (penitencia)
SHAME ON YOU !!
Forum

(la m¨sica fue tomada de la pelýcula. El compositor es Philippe Sarde)

LIZA
de Marco FERRERI (1928-1997)
 
DEL DIRECTOR
"It is here a distinction to be made between Ferreri's allegory - suffered and hence, at the end of the day, realistic - and the idle and ornamental allegory of many other film directors. Why do we say that Ferreri is a realist? Because while his realism does not focus on those aspects that may be sensed, there is no doubt that he aims at portraying a moral reality that swings between sociology, biology, history and human sciences. Ferreri feels this reality as something that concerns him and indeed he presents us with a moving and torn apart portrait." Alberto Moravia - 1978

Marco Ferreri

DE LA PELICULA

Ferreri, para comenzar, es mi director favorito. He tenido la fortuna de verme unas 15 pelýculas suyas y mi impresi˛n general es que se trata de un genio. Poco recordado en general, inclusive en Italia, Ferreri es, sin embargo, un monstruo del cine cuyas pelýculas son mucho mÓs profundas que lo que un simple vistazo puede rescatar.

En liza (1972), Ferreri crea un cuadro de m¨ltiples impresiones a la vez que procede a un cuestionamiento profundo de la sociedad humana y de nociones como la libertad y la independencia.

lacagna3.jpg

Giorgio (Marcello Mastroianni), dibujante de tiras c˛micas, a dejado Parýs y la civilizaci˛n y ahora vive en una isla, solo, con su perro. Decidido a vivir aislado un largo tiempo, Giorgio ve su existencia desequilibrarse por la llegada inesperada de una mujer coqueta y caprichosa (Catherine Deneuve), bella tambiÚn, y casi salida de las pÓginas heladas de una revista de modas.

Cosa impactante es la indiferente calma de Giorgio frente a esa mujer acostumbrada a ser caprichosa y tener todo a sus pies. Pero es una indiferencia que va mÓs allÓ de toda cuesti˛n de sexo. Es una postura frente a la vida misma, es como una tempestad amaz˛nica, h¨medamente calida, abatida sobre un jardýn inglÚs. Giorgio es natural, sin ser vulgar. Vive con un perro extraordinariamente expresivo, pero naturalmente espontÓneo. Perro y hombre parecieran fluir en esa isla amarilla ba˝ada por el mar y por el sol.

La isla de Giorgio es un paraje brillantýsimo regado por el viento y a veces por la lluvia. De vez en cuando se divisa la presencia de un barco a la leganýa o de un jet volando muy alto, pero la isla goza de una grandiosa calma.

Serýa inacertado evocar a Robinson Crusoe en su isla ya que Giorgio no es ning¨n nÓufrago y ademÓs cuenta con un peque˝o radio y con un bote que utiliza para traer suministros de alg¨n pueblo no muy lejano. Es Úste un punto esencial del relato: el hecho de que la soledad y el aislamiento sean algo deseado y no impuesto.

liza_i14.jpg

Liza llega a la isla un dýa como cualquier otro mientras Giorgio pezca y departe con Melampo, su perro. Inicialmente auxiliada por el hombre, quien parece concederle tratos excepcionales (pero de una naturalidad impresionante) en primera instancia, para luego proseguir rÓpidamente con el curso habitual de sus dýas en la isla, Liza pasa paulatinamente de la pedanterýa a la coqueterýa y luego a la indignaci˛n de no ser reconocida y distinguida como lo habýa sido siempre. Es por Úso que pide a Giorgio que la lleve a tierra continental y Úste, ni corto ni perezoso, accede sin ofuscarse.

Una vez mÓs solos, perro y hombre siguen su vida normal, aquel echado sobre la cama de Úste, Úste dibujando lo que habýa pasado con Liza y hablÓndole a aquel de historia y demÓs ("conquistar la libertad es conquistar la simplicidad": Joan Mir˛) Pero, Liza habrýa de volver y esta vez las cosas serýan distintas...

Al observar la imperturbabilidad de Giorgio quien no ve mÓs que a su perro como compa˝ero cotidiano y legýtimo, Liza decide dar un vuelco total a la situaci˛n y despuÚs de llevar a Melampo (oh! pobre výctima) a un ba˝o del cual regresarýa sin vida, asume su papel al lado de Giorgio quien pasa de la desaz˛n ("avec qui je vais parler maintenant?") a la aceptaci˛n natural ("aprŔs tout ce n'Útait qu'un chien").

Asý pues, se da inicio a una relaci˛n fuera de lo com¨n en la que un hombre, en busca de independencia y de tranquilidad con respecto al LeviatÓn que constituye la sociedad, se ve en compa˝ýa de una mujer a¨n mÓs audaz que Úl, sin miedo a romper todos los esquemas sociales y abandonar todos los prejuicios alimentados por las instituciones y medios de comunicaci˛n.

Se trata de una convivencia excepcional que no puede ser comprendida a travÚs de los prismas tradicionales y que no debe ser interpretada como una dominaci˛n machista.

Giorgio lo explica a su esposa en Parýs, quien trata de suicidarse para hacerlo regresar: "ne te moques pas de moi, je n'ai jamais dit qu'elle Útait une chienne" (no te burles de mý, yo jamÓs te dije que ella era una perra)... y luego a˝ade: "non, tu ne comprends pas, tu voudrais comprendre mais tu manques d'imagination"(no, tu no entiendes, quisieras entender pero te hace falta imaginaci˛n)

liza2.jpg

Precisamente es Ústo, la imaginaci˛n, lo que abunda por cantidades en esta historia de Ferreri. Ning¨n personaje parece forzado a hacer nada. Todo fluye reposadamente como en un manglar. Todo encaja con la mayor naturalidad y sobre todo, todo es tan natural sin encajar para nada en las circunscripciones de la sociedad.

Sin embargo, la marcha fatýdica de las cosas (el mar se lleva al bote, el invierno se avecina), hace que la comida (peces, latas de alimentos, etc ) se vuelva escasa y ya pronto la isla parece aprisionarlos. Y es aquý cuando una reflexi˛n parece inevitable: "el hombre es un animal social", a cambio de la libertad se consiguen bienes difýcilmente obtenibles de manera individual.

Entonces Giorgio y Liza se hacen a la tarea de irse de la isla. Al cabo de un mes, Giorgio repara un viejo avi˛n varado en la arena insular, pero cuando van a partir en busca de quiÚn sabe quÚ lugar, el avi˛n no despega y el final de la pelýcula llega.

Ah! la libertad, esa mitad del alma humana como decýa homero... la libertad: ese alimento de difýcil digesti˛n.

Liza es un tributo raro a la libertad. Libertad de Ferreri que impregn˛ su sello en cada momento de la pelýcula (a pesar de estar asesorado por el surealista Jean-Claude CarriŔre el registro es netamente ferreriano); libertad de Giorgio, de Liza, libertad de una isla solitaria, libertad del ruidoso silencio, libertad de una relaci˛n humana. Pero al apagar la tele, quÚ libertad nos queda a nosotros?

luigyman@hotmail.com